miércoles, septiembre 23Apóyanos con un me gusta y síguenos en nuestras redes sociales

Review Factor – Bleeding Edge (PC/Xbox One)

Ninja Theory es uno de los equipos que más talento están demostrando durante los últimos años. Su currículum es impecable (Heavenly Sword, DMC, Hellblade Senua´s Sacrifice…) y ahora nos brindan su primer título como estudio perteneciente a Microsoft: Bleeding Edge.

Para esta ocasión, el equipo sale de su “zona de confort”, las aventuras de acción con fuerte carga narrativa, y nos brinda un “hero combat shooter” exclusivamente online. El planteamiento de Bleeding Edge recuerda bastante a Overwatch. Como en el juego de Blizzard se trata de participar en enfrentamientos por equipos (4 contra 4) en arenas cerradas, ambientadas en distintas zonas del mundo y con un tinte futurista. 

Cada uno de los personajes disponibles, guerreros únicos que cuentan con “aumentos” cibernéticos, posee habilidades exclusivas. Pero eso no les ayudará a vencer, en Bleeding Edge a menos que nos coordinemos con el resto de miembros del equipo, y sepamos sacarle ventaja a los ataques combinados y a los elementos interactivos del escenario.

12 Heroes

Quizá este es el primer aspecto que nos llama la atención en el juego de Ninja Theory para Xbox One y PC; el diseño y las habilidades de los 12 personajes disponibles. Se trata de una colección de guerreros muy variados que se agrupan en tres clases tradicionales: tanque, que soporta mucho daño y es poderoso en las distancias cortas, ayuda (el sanador en otros juegos) y daño, con armas cuerpo a cuerpo o de distancia. 

Cada uno de ellos está equipado con un hoverboard (una tabla con la que movernos a mayor velocidad entre combates) y posee tres ataques únicos que deben cargarse antes de su uso. 

Es una cuestión de gustos, pero en cuanto a diseño de los luchadores nos encontramos con irregularidades. hay llamativos como la rotunda Buttercup, que se transforma en moto y porta dos sierras circulares en las manos. Maeve, que bajo el inocente aspecto de una ancianita es uno de los personajes más demoledores del juego o el rockero Nidhoggr.

Mientras que en el otro lado Daemon (un moderno shinobi con habilidades de sigilo) o El Bastardo (armado con dos machetes y ataviado con un sombrero de cowboy) parecen demasiado convencionales.

La importancia de cooperar

El desarrollo del juego es fácil de asimilar: nuestro equipo salta a las arenas de combate dispuesto a batallar con sus rivales, con un control muy sencillo que se basa en combos, ataques especiales y esquivas que pueden interrumpir los ataques enemigos. Pero en Bleeding Edge la superioridad numérica es crucial. Da igual lo buenos que seamos; es imposible darle la vuelta a la partida en solitario. 

La estrategia es acabar con el sanador enemigo, y aprovechar el tiempo de respawn para dar cuenta de los otros tres guerreros, con una combinación de ataques a distancia y combos por la espalda. Hay que mantenerse unidos, y usar los especiales en el momento en que más ayuden al equipo. Además, los escenarios tienen trampas eléctricas, zonas de bombardeo o trenes, que hacen las veces de trampas y que también podemos aprovechar en nuestro beneficio.

Esto hace que Bleeding Edge sea un juego muy satisfactorio cuando la estrategia funciona, y muy frustrante cuando nuestro equipo no consigue coordinarse. A veces basta con ser los primeros en eliminar a uno de los enemigos para que el otro equipo esté descompensado durante toda la partida y arrasar. En otras ocasiones, si uno de nuestros compañeros va solitariamente, veremos cómo nos derrotan rápidamente.

Poco contenido de inicio

Mientras que el sistema de combate, y sobre todo el trabajo combinado, tienen una buena curva de aprendizaje, el contenido del juego se agota pronto. Los tres modos de juego, variantes que se disfrutan sobre los mismos cinco escenarios, no aportan muchos cambios estratégicos. Bien se trata de una tradicional batalla por equipos, una pelea por objetivos, en que hay que controlar hasta tres zonas del mapa, o una variante de la guerra de banderas.

El principal defecto que encontramos en Bleeding Edge es que se encuentra corto de contenidos. El número de luchadores disponibles no es muy elevado, y el sistema de progreso tampoco ofrece mucha profundidad: a medida que ganamos experiencia desbloqueamos nuevos mods con los que mejorar nuestro personaje. Por otro lado, los cambios estéticos, se compran con los créditos que ganamos en el juego y se limitan a nuevos colores para la indumentaria, nuevas tablas y pegatinas. Y por supuesto, también tenemos “emotes” para celebrar la victoria.

Ninja Theory demuestra ser un estudio valiente, capaz de darnos su propia versión de los “hero shooter” añadiendo el combate cuerpo a cuerpo a la ecuación. Bleeding Edge no puede competir con Overwatch en contenido, y sus personajes tardarán en calar como han hecho los de Blizzard, pero es una buena base sobre la que construir un “juego como servicio”. Su éxito depende del ritmo en que crezcan los contenidos y se construya una personalidad alrededor de estos personajes. 

LO MEJOR

  • El trabajo en equipo y la satisfacción que provoca la buena coordinación.
  • El diseño de algunos personajes.

LO PEOR

  • Poco contenido.

NOTA 7.5

TRANSMISIONES EN VIVO

Domingo a viernes entre 20:00 a 23:00 Hrs Chile

SUSCRIBIRSE