martes, mayo 26Apóyanos con un me gusta y síguenos en nuestras redes sociales

Review Factor: Dragon Ball Z: Kakarot (PS4)

El juego inicia en el mismo orden cronológico que la serie, con Raditz llegando a la Tierra en busca de su hermano. A partir de ahí, comenzaran una serie de misiones de historia que podremos activar manualmente, para no frenar la sensación de libertad al recorrer cada uno de los escenarios que componen el extenso mapa.

Podemos realizar sencillas misiones secundarias -de poco más que mensajero-, recoger orbes, pescar o cazar, encontrar secretos, destruir instalaciones enemigas, acabar con ciertos enemigos que patrullan el escenario, conseguir comida, minerales u otros elementos de fabricación… pero en esencia no se acaba sintiendo el propósito de todo esto. A la larga, la exploración del mundo es simplemente un recurso para conseguir potenciar a nuestros personajes y equipararlos al nivel de las amenazas de la historia.

El gran punto fuerte, que al final es el sello distintivo de los mejores juegos de Dragon Ball, son sus combates. Pese a su título, por fortuna no solamente tendremos a Goku como personaje jugable, sino que se irán añadiendo otros tantos como apoyo e incluso podremos controlar a Gohan, Vegeta, Piccolo y muchos más en ciertos momentos de la historia en los que así sucedía en la obra original. El sistema de combate es ciertamente sencillo, más enfocado a la espectacularidad de la batalla que a ser algo tan profundo y milimétrico de un juego destinado a la competición como era FighterZ. Apenas un botón para esquivar, otro para recargar ki, lanzamientos de ki y golpes, con un botón para activar las variantes de los súper poderes y otro para hacer lo propio con las de los aliados o dar paso a algunas de las transformaciones.

El sistema de progresión del personaje, pese a lo complejo y perezoso que resulta en sus primeras horas, acaba siendo tanto un buen guiño al modo en que se desarrollaron los acontecimientos en la serie como una forma de hacer más poderosos a nuestros personajes cada vez que hay un salto de dificultad en la aventura principal. No podremos aprender una nueva técnica especial antes de que el personaje lo hiciese en la serie, adecuándose de este modo a la continuidad oficial. Sin embargo, podemos acceder a zonas de entrenamiento, en las cuales, podemos tener nuevas habilidades o mejoras de estas mismas.

A la larga, podemos incluso potenciar y desbloquear nuevos atributos para esas técnicas y golpes que desbloqueemos. Toda esta configuración acaba quedando completamente en nuestras manos, y se puede personalizar en la paleta de super poderes.  Sin embargo, y ahí viene gran parte del tedio, para conseguir “comprar” esas mejoras o nuevas técnicas desbloqueadas por historia o entrenamiento necesitaremos canjear una cantidad fijada entre los 6 tipos de orbes disponibles. Es ese el momento de bloqueo en la progresión en el que sentimos que está ciertamente forzada la exploración y aprovechamiento del mundo abierto.

Por suerte, como debería ser obligatorio en cualquier juego de Dragon Ball, uno de los incentivos será encontrar las 7 esferas del Dragón, que sin duda será lo más destacado dentro de esa exploración a la que nos veremos sometidos. El hecho de poder convocar a Shenron es ya un incentivo lo suficientemente importante.

Hablando de guiños y cuidado al fan, lo que posiblemente nos ha gustado más es la Enciclopedia Z. Se trata de un completo archivo que va sumando nuevas entradas periódicamente y en la que se nos cuentan de forma extendida algunos de los pasajes de la historia, biografías de los personajes, un complejo mapa conceptual sobre todas las relaciones e interacciones entre personajes, un archivo de música, bestiario, artes conceptuales del anime (sin duda el mejor coleccionable que tendremos), etc.

A cargo del desarrollo se encuentra Cyberconnect2, el estudio que hizo las adaptaciones de Naruto también para Bandai Namco. Tenemos que aplaudir sobre todo la fidelidad con la que consigue representar ciertos momentos de la historia original. Hay ciertos momentos que trasladados a un videojuego podían restar drama a la narrativa, pero no, todavía se consigue mantener la solemnidad cuando se requiere.

En cuanto al apartado visual, hay luces y sombras. Por una parte, en líneas generales tenemos un acabado convincente gracias a la técnica del cel-shading con la que se recrea de forma bastante fiel el estilo de la serie de animación. Los paisajes de este juego son muy vistosos, pero la mayoría de los escenarios son muy parecidos de unos a otros, ciertas escenas, como la primera transformación de Goku, sentimos que le falto epicidad, en cuanto a la animación del momento. Además, el rendimiento es uno de los aspectos en los que se debería trabajar un poco más, puesto que hay caídas de framerate bastante notables en los momentos más colapsados de las batallas hasta el punto de que esas ralentizaciones, en combates tan poco pausados como estos, pueden ocurrir en los momentos menos oportunos.

Conclusión

Dragon Ball Z: Kakarot cumple con su cometido de hacernos recordar los mejores momentos de nuestra niñez. El factor nostálgico es sin duda una de las grandes jugadas y el título de Cyberconnect2 acaba siendo una forma genial de recapitular las cuatro sagas principales sin necesidad de ver todos sus episodios. Es en los momentos más épicos, ahora interactivos, donde el juego alcanza su zenit con combates vistosos, recargados de colores y efectos y bastante fieles a como se desarrollaban en la obra original. Los fans estarán encantados con la inclusión de la Enciclopedia Z y todo lo que todavía pueden descubrir de su obra favorita. Sin embargo, todos estos puntos fuertes, además de una progresión bastante acertada para sus personajes, no conseguirán hacer que miremos para otro lado cuando tengamos la sensación de estar desperdiciando horas en su mundo abierto sin nada atractivo que realizar… excepto conseguir las 7 esferas del dragón.

Lo bueno

  • Su sistema de combate.
  • La cantidad de guiños y el toque nostálgico.
  • Recordar a los personajes olvidados por Akira.
  • Gran sistema de progresión.
  • Fidelidad en la representación de algunos de los momentos más destacados del anime.

Lo malo

  • Sensación de exploración forzosa y poco aprovechada.
  • Caídas de framerate en los momentos más inoportunos de las luchas.
  • Poca sensación de epicidad en ciertas escenas (que si lo son)

NOTA 8/10

TRANSMISIONES EN VIVO

Domingo a viernes entre 20:00 a 23:00 Hrs Chile

SUSCRIBIRSE