martes, octubre 27Apóyanos con un me gusta y síguenos en nuestras redes sociales

Review Factor – Unrailed!

Tala, pica, construye y coloca

La premisa de Unrailed!  es verdaderamente llamativa: los jugadores tienen que construir una vía de tren para que la locomotora pueda llegar a la siguiente estación, y tendrán que hacerlo mientras el ferrocarril avanza lento, pero imparable. Para ello tendrán a su disposición un par de herramientas, pico y hacha principalmente, con las que podrán extraer los recursos necesarios para ir construyendo vías que posteriormente habrá que colocar en el escenario. No será sencillo, pues cada nivel estará plagado de peligros que entorpecerán la construcción de la vía.

Unrailed! forma parte de ese particular género instaurado por Overcooked!, uno que plantea partidas multijugador caóticas basadas en la colaboración entre los miembros del equipo para sobreponerse a los accidentes que van sucediéndose; igual que en Overcooked! no sólo tenemos que estar pendientes de preparar los platos que nos piden, aquí tampoco podemos centrarnos sólo en construir la vía: de vez en cuando el tren se incendiará, aparecerán ladrones que nos quitarán los materiales o simplemente se hará de noche.

Todos estos contratiempos se suman a la ya de por sí tensa tarea de construir la vía. Esto lo llevamos a cabo con un sistema de controles sencillo que nos permite cortar árboles, picar piedras y colocar estos materiales en el propio tren, en un vagón especial que los combina para producir vías. Tenemos que jugar rápido para que el tren no llegue al final del camino antes de que nosotros podamos colocar otra pieza más; de lo contrario se romperá y habremos perdido la partida.

Variedad en modos de juego, escenarios y mejoras

Aunque hay varios modos de juego (versus, libre, rápido e ilimitado) el más habitual, el ilimitado, que funciona como estándar, nos permite avanzar de manera infinita a través de diferentes tipos de escenarios (más de cinco biomas diferentes), siempre representados en dioramas con un voxel art no demasiado original que recuerda a ciertos juegos clónicos de móvil.

Cada nivel tiene sus particularidades y la gracia está en avanzar lo máximo posible en una sola partida. A medida que vayamos alcanzando estaciones podremos mejorar nuestro tren con más vagones (más de 10 tipos) y nuevas mejoras, como mayor capacidad de carga o más velocidad de creación, además de desbloquear nuevos modelos de personaje.

En el modo rápido se nos plantea un reto temporal, llegar a la estación en el menor tiempo posible, y en el versus se establece una competición entre dos o cuatro jugadores, cada uno con su escenario propio y con la posibilidad de entorpecer aún más el camino del contrincante. Por último, como su propio nombre indica, el modo libre nos deja a nuestras anchas para construir el tren de la forma en que queramos y ponerlo a prueba en escenarios más magnánimos.

Buena experiencia

Todos estos modos de juego se pueden experimentar de varias formas: en multijugador tanto local como en línea, esta última versión con amigos (en salas privadas) o con desconocidos, y también en solitario, con un bot que hará las veces de compañero y a quien podremos dar órdenes según nuestras necesidades. Nuestros avances en cualquiera de las modalidades quedarán registrados en una gran tabla de clasificaciones mundial a la que uno puede entrar para constatar el éxito que ya tiene el juego gracias a la presencia de increíbles récords de jugadores que sin duda han dedicado muchísimas horas a batirlos.

Lo cierto es que la mejor manera de experimentar Unrailed! es en cooperativo, ya sea local o en línea, porque de esa conexión entre jugadores es de donde surge el principal atractivo del juego. ¿Significa esto que la premisa jugable de Unrailed! es insuficiente? En cierta medida, sí: a poco que juegues un par de veces en solitario y controles las tres o cuatro dinámicas que tiene, el juego acaba volviéndose un poco aburrido y pronto requiere el aliciente de la cooperación con personas reales para ganar un plus de diversión.

La carta de la generación procedimental le juega en contra porque sus niveles no se configuran como puzles prediseñados a batir, sino como simples escenarios a través de los que avanzar. La gracia se va diluyendo incluso si los propios jugadores tratan de hacerse más difícil el viaje yendo a por los objetivos adicionales cuya recompensa, más monedas para mejorar el tren, tampoco supone una gran diferencia con respecto a no cogerlos.

Conclusión

Que Unrailed! dependa en gran medida de la conexión social entre jugadores no es malo, aunque es cierto que su diversión cooperativa tiene menos recorrido del que quizás cabe esperar. Es posible que su naturaleza procedimental le juegue en contra, ya que el reto se repite una y otra vez con la única dificultad creciente de una mayor velocidad de la locomotora o ciertos obstáculos aleatorios que tampoco entorpecen demasiado la jugabilidad. No es tan caótica la experiencia como para que resulte extremadamente divertida, pero al mismo tiempo ofrece unas buenas horas de diversión cooperativa antes de agotar todos sus recursos. Es una buena idea que incluso podría seguir evolucionando si sus responsables mantienen la actualización constante de contenido, como han hecho hasta ahora en el acceso anticipado.

Lo bueno

  • Sus momentos de tensión
  • Jugar con amigos es divertido.
  • Múltiples modos de juego entre los que saltar.

Lo malo

  • La experiencia llega a ser divertida, aunque pierde fuelle demasiado rápido.
  • Los controles con teclado son sencillos, pero no muy cómodos.
  • El estilo gráfico no es demasiado original.

Nota 7.5

TRANSMISIONES EN VIVO
SUSCRIBIRSE